Lecciones Aprendidas

22 de Noviembre de 2018

 Recientemente en Mumbai, India, nos preguntaron: “¿Cuáles son algunas de las lecciones que han aprendido en su viaje espiritual, especialmente las que tienen que ver con Swami Kriyananda?” Me gustaría compartir algunas de mis respuestas con ustedes, porque tocan cuestiones que todos enfrentamos como devotos.

Lección #1: ¿Dios Sabe Realmente Que Me Estoy Esforzando Espiritualmente?

Cuando somos nuevos en la meditación, y no estamos seguros de qué estamos haciendo, es fácil caer en la trampa de sentirse inapropiado y también sin ayuda en nuestros esfuerzos. Podemos preguntarnos, “¿Sabe Dios siquiera que estoy aquí, o que lo estoy intentando?”

Quiero asegurarte que en muchos puntos a lo largo de mi viaje se me ha mostrado que ningún esfuerzo espiritual pasa inadvertido, y que Dios nos ha estado alentando durante todo el camino. Por ejemplo, en mi segundo año en Ananda, estaba viviendo en el Meditation Retreat en un pequeño tráiler que estaba ubicado en una cañada tranquila y arbolada. Hacía todo lo posible por meditar con regularidad, pero a menudo mis meditaciones eran menos que estelares, digamos.

Sin embargo, una mañana, tuve un avance y disfruté de un periodo de meditación profundo y calmo. Después de eso, mientras caminaba por el sendero del bosque hacia el comedor para desayunar, vi a Swami Kriyananda a cierta distancia hablando con un grupo de gente. Aunque me estaba dando la espalda, y estaba a unos cien metros, a medida que me acercaba se dio vuelta abruptamente, dejó el grupo, y caminó hacia mí.

Tomando mis manos en las suyas y mirándome profundamente a los ojos, Swamiji dijo en voz baja, “Muy bien.” Eso fue todo.

Aturdida, pensé, “¡Él sabía!” Esta experiencia, y otras como esta, me dieron la seguridad de que el Ojo Divino está observando. Dios, a través de maestros sabios, nos está animando en nuestros logros, e incentivándonos a pesar de nuestras faltas.

Lección #2: ¿Estoy Haciendo Algún Progreso Espiritual?

Uno vez Jyotish y yo estábamos viajando en auto con Swamiji, y él estaba hablando de lo bien que le estaba yendo espiritualmente a algunos miembros de Ananda. Yo estaba tratando de no enfocar la conversación en mi propia vida, pero casi involuntariamente dije, “No sé si realmente he cambiado tanto en los años que he estado en el sendero.”

Él respondió, con mucha energía, “¿Cómo puedes decir eso? Eres una persona totalmente distinta que cuando viniste.” Swamiji continuó diciendo que es muy difícil ver cambios en nosotros mismos, porque de todos modos lo que se disipa no es lo que siempre fuimos. En vez de eso, a medida que progresamos espiritualmente, comenzamos a vivir más en nuestra propia naturaleza del alma, que es tan familiar que a menudo nos somos conscientes de ella. La habilidad de permanecer calmo y dichoso en todas las circunstancias de la vida a menudo es una señal más verdadera del progreso espiritual, que incluso las experiencias o visiones en la meditación.

Swami Kriyananda dio más y más de sí mismo hasta que cada acto era ofrecido a Dios.

Lección #3: ¿Cuál Es la Mejor Manera de Hacer un Compromiso de por Vida con Tus Objetivos Espirituales?

El ejemplo de la propia vida de Swami Kriyananda fue el mejor maestro para esta lección. A medida que los años pasaron, él dio más y más de sí mismo hasta que no hubo una gota de sangre, una respiración, una palabra hablada o escrita, una nota musical, o un acto de servicio a los demás que no hubiese sido ofrecido. Mantener el curso y permanecer en el sendero espiritual durante toda la vida significa una creciente auto entrega a cada paso del camino.

Al principio, se nos pide que demos muy poco. Pero a medida que pasa el tiempo, se nos pide que demos más y más de nosotros mismos—de nuestro servicio, nuestro tiempo y energía, nuestros pensamientos, y nuestro amor. Finalmente nos damos cuenta de que cuanto más damos, más fuerza tenemos para continuar el viaje hasta el final.

Estas son algunas de las lecciones que he aprendido en mi viaje. ¿Te gustaría compartir algunas de las tuyas?

Con amor en Dios y el Gurú,

Nayaswami Devi

 

Si deseas conocer acerca de nuestros cursos pulsa la siguiente imagen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *