Canta tu camino hacia la libertad

29 de Noviembre de 2018

Recientemente leímos una historia acerca de Pete Seeger, el reconocido cantante y activista social. Muchas de sus canciones se convirtieron en temas para la justicia social, la consciencia ambiental, y la no violencia. Aquí está la maravillosa historia:

En los años 70, Pete Seeger fue invitado a cantar a Barcelona, España. El gobierno fascista de Francisco Franco, la última de las dictaduras que comenzó la Segunda Guerra Mundial, todavía estaba en el poder, pero declinando. Un Movimiento a favor de la democracia estaba cobrando fuerza, y para probarlo, invitó a España al cantante a favor de la libertad más conocido de Estados Unidos. Más de cien mil personas estaban en el estadio, donde durante todo el día tocaron bandas de rock. Pero la multitud había venido por Seeger.

Mientras Pete se preparaba para salir, oficiales del gobierno le entregaron una lista de canciones que no tenía permitido cantar. Pete la estudió tristemente, diciendo que se parecía demasiado a su repertorio. Pero ellos insistieron: El no debía cantar ninguna de esas canciones.

Pete tomó la lista del gobierno  de canciones prohibidas y se dirigió al escenario. Sostuvo el papel en alto y dijo, “Me han dicho que no tengo permitido cantar estas canciones.” Sonrió al público y dijo, “Por eso sólo tocaré los acordes: tal vez ustedes saben las letras. Ellos no dijeron nada de ustedes cantándolas.”

Él tocaba su banjo una canción tras otra, y todos cantaron: cien mil cantantes a favor de la libertad desafiantes rompiendo la ley con Pete Seeger, llenando el estadio con letras que su gobierno no quería que escuchasen, letras que todos sabían y habían cantado juntos en círculos secretos, durante años.

En Ananda hemos aprendido lo poderosa que es la música como una forma de cambiar tu consciencia. Ese es el motivo por el cual Swami Kriyananda compuso más de  450 piezas musicales, y por qué Paramhansa Yogananda dijo, “Cantar es la mitad de la batalla.” Uno de sus cantos (pulse aquí para ver el enlace en inglés) tiene esta letra:

“Oh la vida es dulce, y la muerte un sueño, cuando Tu canción fluye a través de mí.
Entonces el gozo es dulce, y la pena un sueño, cuando Tu canción fluye a través de mí.
Entonces la salud es dulce, la enfermedad un sueño, cuando Tu canción fluye a través de mí.
Entonces la alabanza es dulce y la culpa un sueño, cuando Tu canción fluye a través de mí.”

Sé muy cuidadoso con la música que escuchas, e incluso más cuidadoso con las canciones que cantas, porque las melodías y las letras se quedan en la mente para ejercer su hechizo para bien o para mal. Llena tu día con música que eleve y estarás a medio camino de la felicidad. Canta durante la meditación y durante las actividades diarias. Canta las canciones de Swami Kriyananda cuando estás solo y cuando estas con amigos. (Recientemente comenzamos a cantar juntos en Ananda Village para que todos, niños y adultos por igual, puedan unir sus voces.)

La música es una fuerza fundamental de la creación. Proof of Heaven (pulse aquí para ver el enlace en inglés), de Eben Alexander, es uno de los reportes más poderosos de una experiencia después de la muerte que he leído. El Dr. Alexander, un neurocirujano, estuvo con muerte cerebral por más de una semana. Durante ese tiempo experimentó un reino celestial de gracia y belleza increíbles, un mundo que era sustentado por los ángeles cantando, tanto como nuestro mundo es sustentado por la luz del sol. A propósito, ¿sabes que incluso el sol canta? Escúchalo aquí (pulse aquí para ver el enlace en inglés).

Incluso el sol canta. Foto tomada por la NASA.

Como ves, Dios se convierte en sus instrumentos. Hagamos existir la belleza cantando. Cantemos amor, y paz, y gozo. Cantemos nosotros mismo todo el camino hacia la libertad espiritual.

En la canción de Dios,

Nayaswami Jyotish

También pueden interesarte los Antídotos Musicales para Ser Más Feliz de Ananda. Conoce más aquí (pulse aquí para ver el enlace en inglés).

 

Si deseas conocer acerca de nuestros cursos pulsa la siguiente imagen:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *